¿Qué hay de nuevo en ChristianAnswers.Net?

Quién era el verdadero “San Patricio” ?

Copyrighted

Irlanda tiene una historia muy especial. Fue una isla que nunca fue tocada por las legiones Romanas, y Patricio, el Evangelista, llevó a esta el Evangelio de la Gracia Divina.

Patricio era descendiente de dos generaciones de servidores de Cristo. Su padre, él mismo nos cuenta, “era el Decano de Calpurnius, hijo de Potitos, antiguo Presbistero del asentamiento de Taburniae” [1]

Copyrighted.

Data sobre Patricio

Patricio fue una persona histórica real que nació en el año 373 d.C., en la Inglaterra Romana.

No se sabe con certeza nada sobre la fecha de su muerte o la de su nacimiento. La tradición nos cuenta que el 17 de Marzo (fecha en la cual se celebra el Día de San Patricio) es una de esas fechas, pero no existe ningún tipo de documento que lo confirme.

El no era Irlandés, pero sí un Celta Británico.

El no era un miembro de la Iglesia Católica Romana. Sus escritos no hacen referencia a las doctrinas de la Iglesia Católica Romana sobre el Papa, Purgatorio, Celebración de Misas, o a la Virgen María. En la época que le tocó vivir, a los líderes de las iglesias se les permitía desposarse.

El trajo a los Irlandeses el Evangelio de las Buenas Nuevas de Cristo como Misionero y Evangelista Cristiano alrededor del año 405 d.C.


Estos datos están registradas en el propio testimonio de fe escrito por Patricio. Este documento autenticado ha sido preservado en cinco manuscritos: el primero, en el Libro de Armagh, del Siglo VII, el segundo, del Siglo X, se encuentra en la Biblioteca Cotton, un tercero, en el Monasterio Francés de San Vedastus, y el cuarto y quinto en la Biblioteca de la Catedral de Salisbury. Estos documentos autenticados es la fuente principal de las informaciones que tenemos sobre la persona y la misión de Patricio, y a la vez, un claro testimonio del Evangelio de la Gracia.

Patricio nació en el año 373 d.C.[2] en un pueblo a orillas del río Clyde, en la Inglaterra Romana, que actualmente forma parte de Escocia. A la edad de 16 años, Patricio fue capturado por piratas quienes lo vendieron a un cacique del condado de Antrim en el Norte de Irlanda. Por 6 años el cuidó el rebaño de su amo. El mismo nos cuenta:

"Yo fui tomado cautivo antes de que yo saber lo que yo deseaba y cuáles eran mis habilidades."[3]

Fue durante este tiempo de cautividad que el cambió su carácter despreocupado y vino al conocimiento salvador de Jesucristo. El estaba convencido de que el era un pecador. En sus propias palabras,

"antes de que yo fuera humilde yo era como una piedra en el fondo de un lago, y El, el que es todopoderoso, vino y en Su gran misericordia me levantó y, de verdad, me levantó a los cielos y me puso encima del muro. Y desde ahí yo debería gritar de gratitud al Señor por Su gran regalo a este mundo y por la eternidad, aquello que la mente del hombre no puede medir."[[4]

Patricio, como muchos de los santos hombres de la historia, encontró el favor de Dios en la riqueza de la Gracia en Cristo. Este era el eco que se oía a través de todo el testimonio de Patricio, en sus propias palabras: "Yo soy un gran deudor del Señor porque El me ha dado tanto gracia."[5] El creció en la gracia de Dios, habiendo creído en "el único hijo del Padre, lleno de gracia y verdad," [6] El creció en la gracia de Dios, habiendo creído en "el único hijo del Padre, lleno de gracia y verdad,"[7] En sus propias palabras:

"Más y más el amor de Dios, y mi temor a El, aumentaron mi fe, y mi espíritu fue movido tanto que en un día [yo digo] de una a cien oraciones, y en la noche un número igual; además me quedaba en los bosques y en la montaña y me levantaba antes de la salida del sol para orar en la nieve, en el frío invernal, en la lluvia, y no me enfermaba ni sentía ninguna flojera. Porque, como yo lo percibo ahora, el Espíritu que estaba conmigo me quemaba (o sea, me mantenía caliente y abrigado) en esos momentos."[8]

Copyrighted

Patricio relata cómo, después de 6 años, el escapó y que luego de una jornada de viaje por tierra y mar, retornó a su gente en Escocia. En sus propias palabras:

"De Nuevo me encontré en Gran Bretaña con mi familia [mis hermanos], y ellos me recibieron como un hijo, y me preguntaron, en fe, que después de las tribulaciones que yo había experimentado, que no me debería alejar de ellos nunca más.”[9]

Misión Recibida Directamente del Señor

Como el Apóstol Pablo, él recibió un llamado personal claro de parte del Señor para predicar el Evangelio en la tierra de su cautividad. El describe su llamado con las siguientes palabras:

"Yo vi a un hombre de nombre Victoricus que venía como si fuera de Irlanda con innumerables cartas, y el me entregó una de ellas, y yo leí el principio de la carta: ‘La Voz del Irlandés’, y según yo iba leyendo el principio de la carta, yo sentí como las voces de aquellos que estaban en el bosque de Foclut, que se encuentra cerca del Mar Occidental, y ellos estaban gritando en una sola voz: ‘Te rogamos, juventud santa, que vengas y camines de nuevo entre nosotros.’ Y sentí como un aguijón en mi corazón que me impidió seguir leyendo, y entonces me desperté. Gracias a Dios, porque después de muchos años, el Señor les oyó y les concedió según su clamor"[10]

El habla de haber sido llamado de nuevo en sueños otra noche, pero aclaró cómo lo que estaba sucediendo el lo interpretó según las Escrituras. El escribe: "‘De la misma forma que el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidades, porque nosotros bien sabemos que no sabemos como orar, pero el Espíritu Mismo intercede por nosotros con suspiros tan profundos que son imposibles de describir”, y de nuevo: ”El Señor, que es nuestro abogado, intercede por nosotros."

Aún cuando Patricio se basó en las Escrituras para comprender su experiencia, así como para confirmar que era el Señor Mismo que le hacía el llamado. En sus propias palabras: "‘El que dio su vida por ti, El es quien habla dentro de ti.’"[[11] El entendió que Jesucristo Mismo, quien había muerto por sus pecados, era quien lo estaba llamando a servirle como un Evangelista en la isla en la cual el había sido tomado cautivo.

Un segundo documento histórico, escrito de la propia mano de Patricio, es su carta a Coroticus. En ella el explica su asignación de parte de Dios de ir a una nación extranjera para hablar sobre la gloria y vida eterna que se encuentra en Jesucristo. En sus propias palabras, encontramos lo siguiente:

"Por lo que yo soy un siervo en Cristo en una nación extranjera por la inexplicable Gloria de Vida Eterna que se encuentra en Jesucristo, nuestro Señor."[12]

Esto es un factor muy importante para entender a Patricio. El se conocía a sí mismo como un pecador y encontró la salvación en donde sólo los pecadores la encuentran, "en Cristo, Jesús nuestro Señor."[13] Las primeras palabras de su testimonio leen:

"Yo, Patricio, un pecador, un sencillo campesino, el menos de todos los creyentes, y el más despreciable de muchos."

De la misma manera, en el principio de su carta a Coroticus, el escribe:

"Yo, Patricio, un pecador, sin escuela, residente en Irlanda".

Claramente, Patricio se veía a sí mismo como pecador. El no miraba a ninguna chispa de vida dentro de sí mismo o en ningún tipo de ritual, al contrario, el miraba a Jesucristo. En las propias palabras de Patricio: "inexplicable gloria de vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor" nos demuestran su innata, personal confianza y coraje en Cristo. Totalmente separada de las religiones que miran a los rituales o ceremonias, Patricio tenía sus ojos puestos en el Señor. El Catolicismo ahora, así como en los tiempos de Patricio, miraba a los sacramentos como necesarios para la salvación.[14] Patricio se miraba a si mismo solamente como pecador salvado por la gracia en Cristo Jesús. El mensaje de Patricio es el de salvación, solamente al recibir a Jesucristo – un mensaje totalmente diferente de aquel de la Iglesia Católica Romana, predicaba en el tiempo primitivo, y que todavía predica en los tiempos actuales.

Copyrighted

Se Inicia Su Misión

Patricio, el Evangelista Cristiano, era de aproximadamente 30 años cuando, junto con otros hermanos cristianos, se dirigieron hacia Irlanda. El llegó aproximadamente en el año 405. Esta data de la historia está confirmada y verificada. Por ejemplo, Marcus, un Arzobispo Irlandés, que vivió al principio del Siglo IX, informa que Patricio llegó a Irlanda en el año 405 d.C. y Nennius, quien vivió en ese mismo tiempo, repite esta información.[15] Esta fecha es de gran importancia ya que muchos siglos más tarde, se trató de confundir a Patricio con Palladius, quien había sido enviado por el Papa Celestino como misionero a Irlanda.

Cuando la noticia del éxito de Patricio el Cristiano llegó a Roma, el Papa Celestino envió a Palladius como Obispo para captar las iglesias bajo el control del Papado. Fue en el año 432, aproximadamente 27 años después de la comisión dada por Dios a Patricio, que Palladius de Roma apareció en la escena.

Cuando Palladius llegó a Irlanda, fue a una Irlanda que tenía muchas Iglesias Cristianas y que no aceptaban el mensaje de sumisión del Obispo de Roma. El hecho real, es que Palladius estaba bastante desalentado por su falta de éxito. Citamos al historiador Philip Schaff,

"Palladius estaba tan desalentado, que el abandonó la tierra, con sus asistentes, y se dirigió al Norte de Gran Bretaña, en donde murió entre los Picts. La misión Romana de Palladius falló, la misión independiente de Patricio triunfó. El es el verdadero Apóstol de Irlanda, y el ha dejado impresa su memoria en caracteres indelebles de la raza Irlandesa, en su tierra y en el extranjero."[16]

La Gracia Divina durante 60 Años

El trabajo de Patricio y de sus asociados en Irlanda fue extremadamente difícil. El tuvo que combatir la vieja religión pagana de los Druidas. La gente creía en los Druidas así como en las sacerdotisas paganas que intercedían por ellos para asuntos del espíritu. Cuando Patricio predicaba de Jesucristo, en sus propias palabras, el nos dice:

"Yo soy un gran deudor de Dios, porque el me concedió tanta gracia, para que a través de mi muchas personas nacieran de nuevo, y tan pronto el clero sea confirmado, todo le sea dado, y las masas más tarde vengan al entendimiento, aquellos que el Señor eligió desde los confines de la tierra.”

Como El una vez prometió a través de Sus profetas: ‘A ti vendrán las naciones desde los confines de la tierra, y dirán,: nuestros padres no han heredado mas que mentiras, cosas vanas, en las cuales no hay ganancia.’ Y de nuevo, ‘Yo te envío como luz a los gentiles para que los traigas a salvación desde los confines de la tierra.’ Y yo deseo esperar entonces por Su promesa, la cual siempre es cumplida, así como se nos promete en el Evangelio."[17]

Copyrighted

El escribió sobre bautizar a muchos miles de creyentes después que hubieran profesado su fe.[18]

El también escribió sobre su ansiedad de viajar, sus dificultades, y sus decepciones. El combatió las fuerzas de las tinieblas en el sacerdocio de los Druidas. El confió en Jesucristo y el glorioso Espíritu Santo para convertir a las personas de sus pecados, para traerlos a la verdad, al buen camino, y para convencerlos del juicio final. El entendió que la gracia provenía solamente de Dios al declarar:

"Yo solo no puedo hacer nada a menos que El Mismo me elija como vaso de honra. Pero, dejadme buscar dentro de mi corazón y en mi naturaleza, porque yo tengo hambre de El, demasiada, y estoy listo para que El me permita que yo beba de Su cáliz, así como El se lo ha permitido a otros que lo amen. Que Dios no me permita nunca separarme de El o de Su gente que El ha guardado en las más remotas tierras. Yo oro a Dios para que me de perseverancia, y que El pueda avalar que yo soy un testigo fiel para Su gloria hasta el momento de mi muerte."[19]

Durante el curso de 60 años, Patricio anduvo por todo lo largo y el ancho de Irlanda predicando el Evangelio, y, como Timoteo y Tito, antes que él, ordenó a los ancianos y estableció iglesias. Se reconoce que al término de su ministerio, existían 365 iglesias en toda la isla. Estas iglesias fueron establecidas, como en los tiempos bíblicos, con feligreses que eran servidos por un pastor o un anciano. La autoridad del pastor era uno de servicio, y no de soberanía sobre las personas. Eran como las establecidas y descritas en las páginas de las Escrituras.

Asimismo, los monasterios establecidos por Patricio, fueron totalmente diferentes a los establecidos bajo la Iglesia de Roma. Estos monasterios eran similares a los de Vaudois y otras iglesias Cristianas al Norte de Italia y al Sur de Francia, en donde los hombres se separaban de su familia y vivían en el mismo durante los años de su entrenamiento en las Escrituras y sobre la forma de evangelizar y llevar el Evangelio a otros.

Más tarde estos hombres se casaban y tenían familias. Estos hombres no abandonaban al mundo para santificarse, al contrario, eran hombres que veían la luz y la vida de Jesucristo y deseaban evangelizar a otros con el verdadero Evangelio. Debido a estos monasterios y a las iglesias que Patricio fundó en Irlanda, a Irlanda se le conoce como "la Isla de los Santos y de los Eruditos Cristianos".

600 Años de Fructificación

La claridad del mensaje Evangelistico compartido por Patricio y por aquellos que viajaban con sobreviviría por muchos años después de su muerte. Muchos misioneros famosos como Patricio continuaron, como son: Columba y sus compañeros, que llegaron a Escocia en el año 563, Columbanus y sus compañeros, que evangelizaron a Francia y Alemania en el año 612, Kilian y los hermanos que le acompañaron como misionero a Franconia y Wurzburg en el año 680, Forannan y los 12 hermanos que llevaron el Evangelio a Bélgica en el año 970.[20]

Copyrighted

Por más de 600 años, los misioneros Irlandeses llevaron el Evangelio con la misma claridad que Patricio a Gran Bretaña, Alemania, Francia, Suiza, Italia y más lejos. La oscuridad espiritual cubría a Europa en el Siglo IX y X. La Edad Media había comenzado y la Iglesia Romana, habiendo ganado el cetro de comando, a través de intriga y persecución, ahora tenía la mayor parte de Europa bajo su mano de hierro. Aún así, en el siglo de la oscuridad, los misionarios Irlandeses continuaron llevando el Evangelio, semilla que por siglos arrojaría muchos frutos a través de toda Europa.

Malversación del Legado de Patricio

Con el surgimiento de los Daneses en el Siglo IX, sin embargo, la Iglesia Céltica en Irlanda empezó a perder su claridad bíblica.

Además, el Papa de Roma empezó a enviar a su poder militar con el fin de someter a Irlanda bajo su control. Esto se inició con el decreto del Papa Adriano IV dirigido al Rey Jorge II de Inglaterra en el año 1155 d.C. El Papa autorizó la invasión de Irlanda y envió al rey un anillo de investidura como Lor (Título Nobiliario = Señor de) de Irlanda), y solicitando del monarca a,

"extirpar los vicios que se estaban ramificando, [en Irlanda]…y guardando para San Pedro y la Santa Iglesia Romana la pensión anual de 1 penique de cada hogar."[21]

El Rey Jorge cumplió la solicitud del Papado en el año 1171 d.C. y con una fuerza militar sometió a la nación de Irlanda. El recibió de cada Arzobispo y Obispo, y en la Synod de Cashel en el año 1172 d.C. escribe en una carta que ellos confirman el Reinado de Irlanda para sí y para sus herederos. El Rey envió una transcripción de estas cartas al Papa Alejandro III, quien, de acuerdo a las cartas del Arzobispo y Obispos, fue gratificado en supremacía por la extensión de sus dominios, y en el año 1172 firmó un orden confirmando el decreto Papal del Papa Adriano.

Ordenes posteriores fueron enviadas desde Roma a Jorge II y a los Príncipes y a la Nobleza de Irlanda, para establecer la jerarquía sobre las personas y los pastores y para solicitar su obediencia tanto a Irlanda como a Inglaterra y al Trono Papal.

La Herencia de Patricio Continua !

El corazón y el alma de Patricio era el Evangelio de Cristo. El escribió en su testimonio:

"Yo soy imperfecto en muchas formas, sin embargo, yo quiero que mis hijos y hermanos conozcan mi naturaleza para que ellos puedan percibir el deseo de mi alma. No soy ignorante de lo que mi Señor dice en el Salmo: ‘tu destruyes a aquellos que hablan mentira y una boca que habla mentira hace pactos de muerte con el alma.’ De la misma forma, el Señor dice en su Evangelio ‘En el día de juicio, los hombres rendirán cuenta de cada palabra que ellos hablaron.’

Así es que yo temo sobremanera, con terror y temblor, el juicio de ese día, en que ninguna persona podrá apartarse o esconderse, y que por el contrario, cada uno deberá rendir cuenta de hasta la más pequeña falta ante el Trono de Juicio de Cristo."[22]

Estas palabras de Patricio son un llamado de trompeta profética del Señor. Es muy serio el robar el legado de las personas de las naciones, particularmente cuando esa herencia era la vida y luz en Cristo Jesús !

Muchos Irlandeses han crecido absorbidos en los ritos y ceremonias del Catolicismo Romano. Muchos de nosotros nos hemos alejado de estas cosas y hemos bebido hasta saciarnos de la gracia bíblica de nuestro Señor en Cristo Jesús, deseando hacer destacar las palabras de Patricio:

"nadie podrá separarse o esconderse, pero cada uno deberá rendir cuenta de hasta su más pequeña falta delante del Trono de Juicio de Cristo."

Para publicar en el extranjero el Evangelio de Dios en su elegido Cristo "desde antes de la fundación del mundo"[23] es nuestro deseo, como lo era entonces el de Patricio.

La maravilla de la vida de Patricio fue simplemente la gracia de Dios en Cristo Jesús. El llamado divino del verdadero Evangelio que le fue enviado a Irlanda por más de 600 años.

Así como Patricio esperaba que el poder de la gracia de Dios venciera a las sacerdocio de los Druidas, ahora nosotros nos levantamos en defensa del Evangelio Bíblico que él predicó para evangelizar aún a aquellos en el sacerdocio Católico y a su jerarquía. La batalla es la del Señor y la victoria será del Señor. "No temas, pequeño remanente, porque tu Padre se agrada en darte a ti el Reino."[24]

En el legado de Patricio, oramos usando las palabras de Cristo: "Padre, es mi voluntad que ellos, aquellos que Tu me has dado a mi, también estén conmigo en donde yo esté."[25] Estas palabras del Señor le resonarán espantosamente a aquellos que pasan su tiempo en las religiones hechas por los hombres: "No todo el que diga Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos, más sólo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos."[26]

Ninguna persona sólo por el hecho de reconocer a Cristo a través de un sacerdocio y a través de sus sacramentos tendrá una porción de Dios en El, más sólo aquellos que hagan la voluntad de Su Padre. El Señor cumplió la voluntad del Padre a plenitud cuando El dijo: "este es la obra de Dios, en el cual tu creerás ya que el es quien lo ha enviado."[27] "Hoy, si tu quisieras oír su voz, la oirías, así que no endurezcas tu corazón…"[28]

Así mismo como se mantiene el Evangelio de Cristo Jesús, así mismo se mantendrá Su llamado en tu vida.

"La Fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios."[29]

Cree en El, ya que,

"este es el testimonio que Dios nos ha dado para vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida, y aquel que no tenga al Hijo de Dios, no tendrá vida."[30]

Entonces tu te pararás en el mismo lugar en donde Patricio se paró sin moverse, y así es como será por toda la eternidad.

"Asi que si algún hombre está en Cristo, nueva criatura es, y todas las cosas fueron pasadas, y todas las cosas serán nuevas."[31]

"Sal de ella, mi pueblo, para que no te contagies con su pecado, y para que no recibas sus plagas.”

Autor: Richard Bennett, Berean Beacon. Derechos Reservados © 2003, Films for Christ, Todos los Derechos Reservados – excepto como se describe en la nota anexa "Uso y Derechos de Autor" página que le concede a los usuarios de ChristianAnswers.Net generosos derechos para utilizar estas páginas en sus hogares, iglesias, escuelas y para testimonio personal.

Aprende más sobre

Notas al Pié y Referencias

  1. Las Confesiones de Patricio, , p. 1. [retornar al texto]
  2. De acuerdo a autoridades confiables, Patricio nació en el año 373 A.D. Lanigan ha recolectado evidencia para probar que murió en el año 465 A.D. (Apud Lanigan, vol. iv. p. 112). El Libro de Armagh nos provee evidencia corroborativa de esta data. Dice: ‘Desde la pasión de Cristo a la muerte de Patricio pasaron 436 años.’ La cruxificción se ejecutó en el año 30 A.D. y al añadir estos 30 años a los 436 que pasaron entre la cruxificción y la muerte de Patricio, obtenemos 466 A.D., como el año de su muerte. Las tradiciones hablan de que el predicó el evangelio a los Irlandeses y a los Escoceses durante 60 años. Desde "San Patricio, Apóstol de Irlanda" en Historia de la Nación de Escocia escrito por J.A. Wylie (Londres: Hamilton, Adams & Co. Andrew Elliot, Edinburgh 1886) Vol. II, Cap. 9. [retornar al texto]
  3. Las Confesiones de Patricio, p. 2. [retornar al texto]
  4. Ibid., p. 2. [retornar al texto]
  5. Ibid., p. 5. [retornar al texto]
  6. Juan 1:14. [retornar al texto]
  7. Juan 1:16. [retornar al texto]
  8. Las Confesiones de Patricio, p. 2. [retornar al texto]
  9. Las Confesiones de Patricio, p. 3. [retornar al texto]
  10. Ibid., p 3. [retornar al texto]
  11. Ibid., p. 3. [retornar al texto]
  12. Carta a Coroticus, http://prayerfoundation.org/st_patricks_letter_to_coroticus.htm 1/30/03, p. 2. [retornar al texto]
  13. "…que yo pueda recibir a Cristo, y ser descubierto en El, no con mi propia justicia, que es la de la ley, pero aquella que proviene de la fe en Cristo, el justo, quien proviene de Dios por fe" Filipenses 3:8-9. [retornar al texto]
  14. “La iglesia afirma que los sacramentos del Nuevo Pacto son necesarios para la salvación de los creyentes.” Catequismo de la Iglesia Católica, Segunda edición (Conferencia Católica en los Estados Unidos, 1977) p. 1129. [retornar al texto]
  15. El historiador J.A. Wylie investigó exhaustivamente para demostrar el hecho de que Patricio vino a Irlanda a evangelizar en el año 405. Entre otros, el cita al Dr. Killen “sus reclamos (esta data) de haber sido reconocido por los mejores críticos de todas las denominaciones,’ por Usher, Ware, Tillemont, Lanigan, y Neander…. El [Dr. Killen] piensa que Patricio llegó a Irlanda inmediatamente después de la muerte de Nial, o sea, Nial el de los Nueve Rehenes, en el año 405.” De "San Patricio, Apóstol de Irlanda", por J.A. Wylie en Historia de la Nación de Escocia, Vol. II, Cap. 13, Nota al Pié No. 4. [retornar al texto]
  16. Philip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, Vol. 4, Cap. 2, Sección 14, "La Conversión de Irlanda". [retornar al texto]
  17. Las Confesiones de Patricio, p. 5. [retornar al texto]
  18. Ibid., p. 2. [retornar al texto]
  19. Ibid, p. 8. [retornar al texto]
  20. Para un listado más exhaustivo, ver: Philip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, Vol. 4, Cap. 2, "Conversión de los Bárbaros del Norte y del Este", Sección 15, "La Iglesia Irlandesa después de San Patricio. El Período Misionero". [retornar al texto]
  21. El texto completo de los Decretos Papales del Papa Adriano IV que le dieron el poder al Rey Jorge II para conquistar y subyugar a las Iglesias Cristianas a Roma pueden ser accesado en: http://www.yale.edu/lawweb/avalon/medieval/bullad.htm 2/1/2003. [retornar al texto]
  22. Las Confesiones de Patricio, p. 8. [retornar al texto]
  23. Efesios 1:4. [retornar al texto]
  24. Lucas 12:32. [retornar al texto]
  25. Juan 17:24. [retornar al texto]
  26. Mateo 7:21. [retornar al texto]
  27. Jaun 6:29. [retornar al texto]
  28. Hebreos 3:7,8. [retornar al texto]
  29. Romanos 10:17. [retornar al texto]
  30. 1 Juan 5:11-12. [retornar al texto]
  31. 2da. Corintios 5:17. [retornar al texto]

Go to Films for Christ

ChristianAnswers.Net
Christian Answers Network
PO Box 1167
Marysville WA 98270-1167
USA

Go to index page Christian Answers home page
home page
directory
Christian Answers Network Página Principal y Directorio
Traducido por: Olga Viñas