What’s New?
¿Cuánta TV es demasiada TV?





TV Set Muchos adultos piensan que la TV no tiene un impacto significativo en sus hijos o en ellos mismos dado que cuando eran jóvenes veían libremente la TV y creían que no les afectaría negativamente.

Sin embargo, la diferencia está en la naturaleza de los programas que predominaban en los años 50, 60 y 70 comparados con los de ahora. Los padres del día de hoy crecieron con programas sanos, orientados hacia la familia, y que enfatizaban los valores tradicionales judeocristianos. Lo más preocupante de aquellos espectáculos consistía simplemente en "situaciones éticas difíciles de explicar", o en una sencilla (pero divertida) frivolidad.


This article is also available in English: How much TV is too much TV? English Answer
Pero por otro lado, muchos de los más populares programas “familiares” y juveniles de hoy incluyen diversos grados de promiscuidad sexual, actos profanos, palabras sucias, y situaciones que denigran a la familia y el cristianismo. En las producciones hollywoodenses hay también un alto porcentaje de ocultismo, violencia y materialismo autoindulgente. Ahora más que nuca, es necesaria la prudencia.

Aunque ciertamente Hollywood tiene mucho que responder al respecto, es importante recordar que no todo lo que sale en la TV es malo. No es nuestra intención apartarle totalmente de la TV. De hecho en nuestro libro How To Get the Best Out of TV (Cómo sacar provecho de la TV), presentamos muchas ideas creativas de cómo usted y su familia pueden controlar, y sacar provecho de esta valiosa herramienta de la comunicación… una TV cuidadosamente manejada puede ser un aliado muy favorable.

Sin embargo, dado que los niños entre 2 y 11 años en promedio ven a la semana más de 27 horas escasamente supervisadas de TV; y dado que lo único a lo que los niños dedican más tiempo que a la TV es a dormir; y dado que estamos convencidos de que la mayoría de los padres no se preocupan de las libertades tan indecentes que los medios modernos se toman con nuestros hijos, le rogamos: …¡Préstenos su atención por favor!

VIOLENCIA Y AGRESIVIDAD

El Dr. Jay Martin, de la Universidad del Sur de California encontró "en un estudio con 732 niños de diversas edades, que los conflictos con los padres, pleitos con compañeros, y la delincuencia están correlacionadas con el número de horas que se ve a la TV" (párrafo inserto). Debe ser preocupante especialmente para quienes se dedican a cuidar niños y para los padres que permiten que sus hijos vean "sólo cosas buenas", ya sea en poca o mucha cantidad, que la "correlación fundamental no está entre el comportamiento agresivo y el ver violencia en la TV. Los incrementos en la agresividad se correlacionan simplemente con el ver televisión, y no necesariamente con ver escenas violentas."1 Es el ver la TV – es decir, la cantidad de horas que efectivamente se ve—el factor que correlaciona el comportamiento negativo.

Parece ser que la mejor manera de protegerse de la excesiva agresividad y los conflictos interpersonales tiene dos aristas. En primer lugar, y lo más importante es disminuir drásticamente el número de horas ante el televisor. En segundo lugar, dejar de ver todos los programas violentos para así arrancar del corazón de sus hijos la insensibilidad al dolor y al sufrimiento.

LOS ESTUDIANTES Y LA TV

Mientras que los encabezados que acaparan la atención demandan excelencia en los salones de clases de nuestra nación, la evidencia de que mucha televisión tiene efectos adversos en el desempeño escolar es aplastante. El asunto de fondo es que entre más televisión ve un niño, más negativo es el impacto en su aprendizaje y su desarrollo. Nuestro clamor por reformas educativas debe ir de la mano con reformas en el hogar, en nuestros hábitos televisivos.

VISION DISTORSIONADA DEL SEXO Y DE LA SEXUALIDAD

En un esfuerzo por ampliar y obtener una mejor selección de programas, se ha incrementado la tendencia a suscribirse a servicios de TV por cable. Sin embargo, la tarifa mensual del servicio no incluye la garantía de un mejor control. De hecho, en un estudio con 450 niños de sexto grado que veían TV por cable, el profesor Godfrey Ellis, de la Universidad Estatal de Oklahoma, encontró que un 66% de los niños veían al menos un programa al mes que contenía desnudos o un fuerte contenido sexual.

¿Dónde desarrollan realmente los niños cristianos sus ya tan debilitados principios morales? Una parte importante del problema está en el escaso control de la televisión. Un niño cristiano asiste a la Escuela Dominical una hora a la semana, y a la iglesia tal vez dos; y sin embargo puede nunca escuchar las restricciones de Dios respecto al sexo premarital. Pero si por otro lado, el niño tiene acceso ilimitado a la perspectiva del mundo a razón de 25 a 30 horas por semana ¿qué ideas podemos esperar que tengan mas influencia?

PROBLEMAS DE PESO

El Dr. Robert Klesges, un investigador de la Universidad Estatal de Memphis, encontró que "los niños que ven TV tienden a quemar menos calorías por minuto – no sólo menos que los que se involucran en juegos activos, sino también menos que aquellos que sólo leen o "no hacen nada" – de hecho, casi tan pocas como los niños cuando están durmiendo."2 Y mientras más pesado es un niño, más grave es el efecto. Para niños de peso normal, "ver TV dispara hasta un 12% la disminución (del ritmo metabólico)… El ritmo del metabolismo de los niños obesos baja a un promedio del 16%."3. El Dr. Klesges sugiere lo que es obvio. "Parece prudente para la gente de todas las edades que tienen problemas de peso restringir su tiempo frente al televisor y hacer, en cambio, algo que los mantenga más ocupados."4

ANUNCIOS COMERCIALES

Se estima que un gran promedio de niños ve 20.000 comerciales por año. A diferencia de los adultos, que usualmente ponen la pausa en los comerciales, o aprovechan para hacer otra cosa o ir al baño durante esos 60 o 180 segundos, a los niños les encantan los comerciales. Les gusta que les digan qué es lo que pueden usar o comprar… y lo hacen.

CREATIVIDAD PARA JUGAR

Pocos adultos están al tanto de esto, pero la TV ha alterado completamente la forma en que los niños pasan el tiempo. Los niños de ayer pasaban muchos días jugando y explorando el mundo que les rodeaba. Pero los niños de hoy pasan su tiempo con sus ojos pegados a la pantalla del televisor y sentados firmemente en el tapete de la sala.

Los más jóvenes, que deberían estar afuera rasguñándose, ensuciándose y cansándose, ejercitan solamente sus párpados mientras se sientan, hora tras hora, frente al cinescopio. Las evidencias indican que la TV interfiere con la capacidad de entretenerse y ahoga sensiblemente la capacidad de expresar ideas lógicas. La TV sustituye las actividades lúdicas esenciales con pasividad, en vez de con actividad.

COMUNICACION Y TIEMPO EN FAMILIA

Un estudio de la Universidad Estatal de Michigan reveló que "cuando a los niños de 4 y 5 años se les dio a escoger entre renunciar a la TV y renunciar a sus padres, una tercera parte escogió dejar a papá". De acuerdo con otro estudio, "un niño promedio de 5 años pasa (solamente) 25 minutos en estrecha interacción con su papá (pero) pasa 25 horas a la semana en estrecha interacción con el televisor."5

Los papás a menudo se lamentan de no pasar más tiempo con sus hijos. Sin embargo, "dos tercios …dicen que ellos probablemente aceptarían un trabajo que requiriera más tiempo fuera de casa si les ofrece un mayor ingreso o una mejor posición."6 El estar atrapado en compromisos que limitan la cantidad de horas disponibles para la interacción familiar es igualmente problemático que el mal uso que la familia promedio da al televisor.

Un escaso control de la TV es un desperdicio de oportunidades para que los niños aprendan como relacionarse con los demás, incluyendo a sus padres y parientes, y el relacionarse con sus familias es un deseo de la juventud de hoy. En una encuesta a nivel nacional, étnicamente balanceada con 750 niños de 10 a 16 años, "el 75% dijo que si ellos tuvieran una oportunidad de escoger entre ver TV o pasar tiempo con sus familias, ellos optarían por el tiempo en familia."7 En vez de ello, en palabras de uno de los autores, "Los papás han abusado de sus hijos para beneficiarse a sí mismos, convirtiendo la TV en una constante y cómoda niñera."8

Yo estoy convencido, sin embargo, que la pérdida de control del tiempo de la familia es uno de los más desconcertantes problemas que enfrentan los padres el día de hoy. Reconocemos el hecho de que valores completamente contrarios a los que quisiéramos que nuestros niños absorbieran se están disparando – como metralleta – por la TV de nuestra sala. Nos damos cuenta que, mientras la comida en familia sucumbe ante el ruido de la TV, la esperanza de un tiempo para compartir, atenderse mutuamente e interactuar es casi cero. Y sin embargo permanecemos “encendidos” de cualquier manera. Cuando uno considera que el padre de familia promedio pasa ahora casi 50 horas a la semana en la TV, y mamá y papá se permiten solamente 27½ minutos durante la misma semana para mirarse y platicar, no hay razón para preguntarse por qué sus relaciones. Y cuando la familia sufre, la misma sociedad lo resiente.

Los niños de todas las edades necesitan el contacto de los adultos. Mientras que el impetuoso ataque verbal de un adolescente parece sugerir otra cosa, ellos necesitan de las relaciones adulto/menor para reafirmar que son amados, y para ser instruidos en los caminos de la sociedad adulta. El autor y conferencista Josh McDowell ha declarado repetidas veces que con frecuencia él atiende adolescentes convencidos de que sus padres no los aman. Y cuando se les pregunta por qué se sienten así, muchos responden que simplemente no se sienten importantes. Sus padres ya no hacen nada para pasar tiempo con ellos. De hecho, la mal manejada TV se ha convertido en uno de los impedimentos primarios para enriquecer las relaciones en millones de hogares.

Después de una animada reunión a la que fuimos invitados para desafiar a un grupo grande de adolescentes cristianos acerca de sus hábitos con la TV, una chica se acercó tímidamente a mi esposa, Karen. La chica tenía el corazón destrozado por la manera en que la TV se interponía entre ella y sus padres, y entre ellos y Dios. Ella estaba convencida de que ella no era tan importante para su papá y su mamá, como lo era el aparato de televisión. Esta joven realmente quería acercarse a sus padres, pero la manera en que la TV era usada en su casa hacía que un verdadero acercamiento fuera un sueño imposible. Lo más molesto de todo era que sus padres se sorprenderían, y hasta se enojarían si alguno sugiriera que tal vez se le daba a la TV mucha importancia en su familia cristiana promedio.

Si alguien en su casa quiere un tiempo ininterrumpido para compartir algunos problemas o sentimientos ¿usted responde con una "Shhh, estoy viendo la tele"? Esa frase es un serio indicativo de que la TV es la presencia básica, mientras que todas las demás se consideran interrumpibles. Cuando ponemos la TV por encima de la gente, revela mucho del valor que damos a los demás.

Recuerde, los niños aprenden del ejemplo paterno – ya sea que ese ejemplo sea pasivo o involucre amor; palabras ásperas o una charla tranquila. ¿Le dará usted lo mejor de su tiempo a su familia, a sus amigos, y a su iglesia? Haga un compromiso para en sólo una o dos semanas mejorar sus "hábitos televisivos". Considere nuestras sugerencias, actividades alternativas a la TV, y útiles video-evaluaciones que le ayudarán en el proceso. Es realmente cierto, ¡usted puede quedarse con lo mejor de la TV, sin que la TV se quede con lo mejor de usted!

Notas y Referencias

  1. Caught in Fantasyland," p.93.
  2. Jane E. Brody (of the New York Times), "Metabolism May Make TV Fattening" Arizona Republic (April 5, 1992): p.L6.
  3. Ibid., p.L6.
  4. Ibid., p.L6.
  5. Robert S. Welch, "Making Your Family #1…" Focus On The Family Magazine (January 1987): p.4.
  6. "Time Bind Called Top Threat to Family." Moody Monthly (December 1989): p.72.
  7. Patti Doten (New York Times News Service), "Home Alone With Your TV?" Mesa Tribune (April 16, 1995): p.F3. [Poll conducted by "Children Now," a national Children’s advocacy group.] See also: Claudia Puig (Los Angeles Times), "Kids: TV Harms Us" Phoenix Gazette (February 27, 1995): p.A1 & A8.
  8. Ellen De Franco, TV On/Off (Santa Monica, Goodyear Publishing, 1980), p.152.

[ Si esta información le ha sido de ayuda, le rogamos que, en oración, considere la posibilidad de efectuar un donativo para ayudar a sufragar los gastos derivados del mantenimiento de este servicio que tiene como propósito edificar su fe y la de su familia. Los donativos son deducibles de la declaración de impuestos. ]

Autores: Dale y Karen Mason de Films for Christ
Adaptado del libro How To Get the Best Out of TV (Cómo sacar provecho de la TV), de reciente publicación, por Dale y Karen Mason, publicado por Broadman & Holman, 1996.
Copyright © 1996, Films for Christ, Todos los derechos reservados - excepto como se especifica en la página “Usage and Copyright” que concede a los usuarios de ChristianAnswers.Net el derecho de utilizar gratuitamente esta página en sus hogares, en su trabajo de evangelismo personal, en sus iglesias y escuelas.

Go to Films for Christ

Click here to visit Christian Spotlight on the Movies ChristianAnswers.Net/spanish
Christian Answers Network
PO Box 1167
Marysville WA 98270-1167


ChristianAnswers.Net
CAN Home
Shortcuts
Christian Answers Network PÁGINA PRINCIPAL y DIRECTORIO
Index